Descubre las mejores técnicas y consejos para hidratar eficazmente pieles grasas y mantenerlas equilibradas y saludables

Ahora en la época del calor, todos buscamos en darle más importancia a la hidratación de la piel.

Aunque es algo que deberíamos cuidar durante todo el año. La llegada de la primavera hace que aumenten las consultas sobre cómo hidratarla correctamente y qué productos son los más adecuados para cada tipo de piel.

En el caso específico de las pieles grasas, al contrario que las pieles secas, nos muestran de forma tan evidente los signos de deshidratación (sequedad, tersas) puesto que la epidermis está cubierta por una capa de lípidos y hace que la piel parezca hidratada y qué erróneamente, creamos que no necesita la protección que le brinda una crema hidratante o humectante.

La piel grasa tiene una ventaja y es que los signos de la edad aparecen mucho más tarde y además, más atenuados que en las pieles secas, pero a cambio, es una piel que requiere mucho más cuidados que no siempre son fáciles de identificar.

Granitos, poros dilatados, imperfecciones, exceso de sebo… los problemas más habituales de este tipo de pieles pueden generar una mayor confusión a la hora de cuidarla y mantenerla en forma en las distintos meses del año.

Una piel con exceso de sebo no tiene el aspecto que revele necesitar tanta hidratación y, al contrario, en este tipo de pieles esta es muy necesaria.

La piel grasa se caracteriza porque se defiende a través del sebo, situado en la dermis y que responde a cualquier necesidad saliendo a la superficie, es decir, a la epidermis.

Esto provoca que, por ejemplo, ante la presencia de radicales libres, el sebo actúe como atioxidante, protegiendo la piel.

Lo mismo ocurre con la hidratación. Ante la falta de esta, la piel grasa se defiende provocando más sebo.

Pero entonces ¿dónde está el problema?. En que si la piel no está hidratada de forma constante, se defenderá produciendo sebo pero el exceso de este, puede provocar (y habitualmente lo hace) una obstrucción de los poros que deriva en granitos, imperfecciones y mal estado de la piel en general.

Las pieles grasas necesitan, por lo tanto, estar permanentemente hidratadas para regular y controlar ese exceso de sebo. De esta forma estará protegida y no necesitará «defenderse» produciendo más grasa.

hidrantantes pieles grasas

Los dos cuidados básicos de las pieles grasas son limpieza e hidratación.

Para la limpieza facial de este tipo de pieles existen numerosos productos, específicos y que al regular el aspecto «aceitoso» de la piel, son más fáciles de identificar.

Geles limpiadores con acción purificante, algunos exfoliantes, son algunos de los productos que nos ayudarán a eliminar impurezas provocadas por restos de maquillaje, contaminación y a la vez, de sustancias provocadas por la propia piel (pero que también puede obstruir los poros) como el sebo o el sudor.

Sin embargo para asegurar la hidratación hay que recurrir a a productos que tengan cierta calidad y traten correctamente la piel, la hidraten pero eviten el exceso de brillos provocados por la piel de por sí.

Existen muy buenas cremas hidratantes para pieles grasas en farmacias y centros de belleza. Greycam

Son productos de marcas muy conocidas que aseguran el correcto tratamiento de la piel grasa o mixta pero protegiendo la barrera natural de la piel y que ayudan a regular el exceso de sebo.

Son cremas hidratantes con texturas muy finas y sobre todo no grasas. Algunas de ellas incluso con acabado mate que permite, además de eliminar brillos, aplicar el maquillaje de una forma más cómoda y eficaz.

Por último, otro de los productos que debemos elegir bien, son los protectores solares.

Mientras que la protección solar con un SPF alto debe ser imprescindible para este tipo de pieles (para evitar que las marcas de acné empeoren), hay que prestar atención y buscar protectores solares oil free (libes de aceites) y no comedogénicos que eviten la obstrucción de los poros o el exceso de sebo.

Créanme que una búsqueda correcta y una pequeña inversión en productos de calidad, puede evitar un montón de dolores de cabeza para tratar de cuidar este tipos de pieles, y siempre valen la pena.

Así que los animo a que, con la llegada del calor, cuiden la piel, sea del tipo que sea, pero que presten mucha atención, en especial a las pieles grasas porque los síntomas de deshidratación no son tan evidentes como en otros tipos de pieles.

Deja una respuesta